martes, 29 de diciembre de 2015

EL SANTO CURA DE ARS

Hoy quiero hablarles de un Santo inmenso que significa muchísimo para mí y al cual le debo mucho.
 
San Juan María Bautista Vianney, más conocido como el Santo Cura de Ars, una personalidad que me ha conquistado espiritualmente, humanamente y que me inspira la mayor ternura y admiración. No puede ser de otro modo porque me emociona hasta lo más profundo este sacerdote que lo dio todo por sus feligreses y la salvación de las almas.

San Juan María Vianney, Santo Cura de Ars
Foto: Google


Conocí la figura del Santo Cura, gracias al autor José María Zavala, del cual he hablado en otra de mis notas. Él siempre lo mencionaba en sus libros religiosos, y ello motivó mi curiosidad. Consultando posibles obras sobre la figura de este santo, me surgieron muchas dudas sobre qué título elegir, por eso pedí consejo a José María, que con su habitual amabilidad, no dudó en recomendarme la biografía del santo escrita magistralmente por Monseñor Francis Trochu (Ediciones Palabra, colección Arcaduz). Afirmo con rotundidad que es la mejor biografía que he leído hasta el momento. Me parece esencial conocer la personalidad del protagonista, la época en que vivió, el ambiente familiar en el que se crio, para de esta manera tener una visión de conjunto, comprender cómo era y por qué pronunciaba unos sermones tan contundentes. Esta biografía cumple a la perfección con esa misión de dar a conocer al personaje en todos sus ámbitos.


Portada de la biografía escrita por Monseñor Francis Trochu.
Foto: Google

Nacido en el pueblo francés de Dardilly, el 8 de mayo de 1786, en la terrible Francia revolucionaria, Juan María destacó desde su más tierna infancia por su devoción tierna y profunda hacia Nuestro Señor y la Santísima Virgen. Criado en un hogar profundamente cristiano en el que cada día se ejercía la caridad,  y con una piadosa madre que le inculcó la devoción desde el primer minuto de su nacimiento, Juan María estaba destinado a la santidad. Su Primera Comunión fue celebrada clandestinamente junto a otros niños debido a la persecución que la Iglesia Católica y sus fieles sufrieron en aquella época.
 
Desde su infancia colaboró en las tareas agrícolas de la granja familiar y ahí labró su personalidad, preparándose para su futura gran austeridad. Fue siempre un ejemplo para sus hermanos y todos sus compañeros, y jamás sucumbió ante las burlas de estos últimos, incapaces de profesar su profunda devoción.

A la edad de 19 años inicia su formación para convertirse en sacerdote, lo cual le supuso numerosas dificultades puesto que ni siquiera había completado sus estudios primarios, y la gramática latina se le resistía con todas sus fuerzas. Pero ello no impidió que lograra su objetivo puesto que, como él mismo decía: "Los que son conducidos por el Espíritu Santo tienen ideas exactas. Ved por qué hay tantos ignorantes que ven más lejos que los sabios."

Llamado a filas para incorporarse a las tropas napoleónicas que se dirigían a España, empujado por las circunstancias, se convirtió en desertor y, tras diversas aventuras, pudo proseguir su formación para el sacerdocio, con multitud de sinsabores, concluyendo con su Ordenación Sacerdotal a la edad de 29 años.

Tras su paso por la parroquia de Ecully en la cual comenzó a desarrollar su ministerio sacerdotal, fue destinado a la pequeña aldea de Ars.

Camino de Ars, y para evitar extraviarse en un día de niebla, el reverendo se dirigió a unos niños que cuidaban sus ovejas. Fue el pequeño Antoine Grive quien le señaló el camino, y fue entonces cuando el sacerdote se lo agradeció con esta frase: "Amiguito, tú me has mostrado el camino de Ars; yo te mostraré el camino del Cielo."

Monumento del Santo Cura de Ars junto al pequeño Antoine Grive, que se encuentra a 1 km. de Ars.
Foto: Google


Así llegó el sacerdote Vianney a una parroquia en plena decadencia a todos los niveles. Salvo ciertas excepciones, habitaban allí gentes que blasfemaban, padres de familia que malgastaban su dinero en la taberna entregándose al vicio de la bebida, bailes por doquier, dejadez en la práctica religiosa, carencia de formación elemental y religiosa en los niños...Ante semejante panorama, el sacerdote puso manos a la obra, predicando con el ejemplo, exigió a los demás con el mismo rigor que se imponía a sí mismo, y consiguió finalmente que sus ovejas volviesen al redil. Los medios que utilizó para ello fueron: ayuno riguroso, penitencia constante, mortificaciones a las que se sometía, acción decidida y predicación vibrante y directa..."¡Dios mío, decía, concededme la conversión de mi parroquia; consiento en sufrir cuanto queráis durante toda mi vida...sí, durante cien años los dolores más vivos, con tal que se conviertan!" Así oraba durante las noches en vela, haciendo penitencia e implorando por los pobres pecadores.




 
 
El dormitorio del Santo Cura de Ars, tal como se conserva hoy en día.
En el centro, la mesa en la que escribió sus sermones durante interminables horas.
Fotos: Google.


Y así, durante décadas, se mantuvo firme en su labor pastoral, soportando incluso los embates del demonio, el "bellaco" como él lo denominaba. Todo su esfuerzo se vio recompensado con la conversión de sus feligreses, covirtiendo a Ars en un enclave que irradiaba santidad. Su fama se extendió y motivó que personas de diversas procedencias peregrinaran a Ars en busca del Santo Cura, bien fuera por mera curiosidad, bien buscando a ese sacerdote capaz de conseguir numerosas conversiones, bien para pedirle consejo debido a su don de discernimiento. Las colas ante su confesionario duraban días y días. El Papa Juan Pablo II hablaba así del Santo Cura:

"Desde mis años del seminario, había quedado impresionado por la figura del Cura de Ars, sobre todo, por la lectura de su biografía, escrita por Monseñor Trochu. Me impresionaba profundamente, en particular su heroico servicio en el confesionario. Este humilde sacerdote que confesaba más de diez horas al día comiendo poco y dedicando al descanso apenas unas horas, había logrado, en un difícil periodo histórico, provocar una especie de revolución espiritual en Francia y fuera de ella. Millares de personas pasaban por Ars y se arrodillaban en su confesonario."
 
Su caridad y su preocupación por el prójimo le impulsaron a crear La Providencia, una institución dedicada a la educación de niñas desamparadas. Jamás se consideró digno del mínimo reconocimiento, ni siquiera la concesión de la Legión de Honor francesa fue capaz de lo contrario. Es más, supo sobrellevar con resignación y humildad las numerosas calumnias proferidas por parroquianos y sacerdotes de localidades vecinas. El tiempo supo poner a cada quien en su lugar y la fama de santidad de Juan María Vianney se extendió por todo el país.
 
Sus intentos de retirarse en soledad y abandonar su labor parroquial no tuvieron éxito. Fue así como nuestro Santo Cura llegó al día en que su alma partió al Cielo, el 4 de agosto de 1859. Su cuerpo incorrupto se conserva en el santuario de Ars, al que dedicó toda su vida.
 
Vista de Ars y su basílica.
 
Detalle de unos de los frescos que decoran la basílica.
El Santo Cura bendice a los niños.
Pintura de Paul Borel.
Imagen: Google
 
El cuerpo incorrupto de San Juan María conservado en el interior del santuario.
Fotos: Google
 
Monumento al Santo Cura de Ars en Lourdes.
Foto: María Luz
 
Proclamado venerable y posteriormente beatificado, fue finalmente canonizado por el Papa Pío XI, y se ha convertido en el Santo patrono de todos los sacerdotes.
 
Junto a su biografía, resulta imprescindible la lectura de sus sermones.  Recopilados en tres libros, los recibí como regalo en el día de mi cumpleaños. No podía desear nada mejor. Es maravillosa la rotundidad con que San Juan María Vianney se manifiesta a través de todos ellos.
 
"Sermones escogidos" - Editorial Apostolado Mariano
Foto: María Luz
 
 
Por desgracia, no se conservan los sermones del Santo Cura en su totalidad, unos se perdieron, otros fueron destruidos, pero sí se conserva una buena selección de los mismos. En todo caso, son más que suficientes para que podamos leerlos y aprovechar sus enseñanzas, que constituyen el camino más recto y perfecto para alcanzar la salvación.
 
  
 

miércoles, 16 de diciembre de 2015

REFLEXION DEL DIA


"Todos los días, la Providencia nos ofrece flashes para que abandonemos las cosas del mundo y nos situemos en la perspectiva del Cielo, que es la única verdadera y válida...Vendrán cosas terribles, por eso, tenemos que estar preparados para no dejarnos engañar por falsos profetas." 

 (Rvdo. D. Pedro Paulo)
 
 
 
 

viernes, 11 de diciembre de 2015

IN PARADISUM

Si ayer compartía en este blog una de mis piezas musicales favoritas, hoy quiero ofrecer una pieza muy cortita pero muy hermosa, un réquiem cantado en latín por Sarah Brightman, la misma cantante que mencioné en la nota anterior.

Espero que os guste.
 
 
 
 
IN PARADISUM
 
Requiem aeternam dona eis.
Domine et lux perpetua.
Requiem aeternam, aternam dona eis,
perpetua luceat (eis).
In  Paradisum,
Christe eleison.
 
Dona eis requiem sempiternam.
In Paradisum,
Christe eleison.
In Paradisum.
 
 
 

jueves, 10 de diciembre de 2015

El AVE MARIA DE SANTA HILDEGARDA DE BINGEN

Adoro la música sacra, pocas cosas son capaces de elevar más mi espíritu. Desde hace tres semanas no deja de resonar en mi mente y en mis oídos la melodía de una bellísima pieza de música sacro-medieval, el Ave María compuesto por Santa Hildegarda de Bingen, que en pleno siglo XII, fue una de las mujeres más influyentes de la Baja Edad Media.

Abadesa, profetisa, conocedora de todo tipo de remedios curativos, Santa Hildegarda fue también compositora de piezas tan hermosas como la que hoy quiero compartir, y que sin duda se ha convertido en una mis favoritas.


 
 
Santa Hildegarda de Bingen
Imagen: Google
 
LETRA ORIGINAL DE LA COMPOSICION DE SANTA HILDEGARDA:
 

AVE MARIA, O AUCTRIX VITE

 
Ave Maria
                                                      o auxtrix vite
                                               reedificando salutem,

que mortem conturbasti

et serpentem contristi,
ad quem se eva erexit,
erecta cervice cum sufflatu superbie.

Hunc conculcasti
dum de celo Filim Dei genuisti
quem inspiravit Spiritus Dei.

O dulcissima atque amantissima Mater,
Salve,
que natum tuum de celo
missum mundo edidisti
Quem inspiravit Spiritus Dei.

Gloira Patri et Filio et Spiritui sancto.
Quem inspiravit Spiritus Dei

 
Y para que tan hermosa pieza musical no caiga en el olvido, la cantante y soprano Sarah Brightman ha llevado a su último disco una adaptación muy hermosa, que espero os guste tanto como a mí. Puede esucharse en este enlace.
 
 
AVE MARIA
 
Ave Maria reedificando
Ave Maria Spiritus Dei
Ave Maria reedificando
 
Spiritus Dei
Spiritus Dei
 
O dulcissima atque amantissima
atque amantissima
Amantissima
Amantissima
 
Ave Maria
Ave Maria
 
Spiritus Dei
 
  
 

JOSE MARÍA ZAVALA

Toca hoy el turno de hablar de JOSE MARIA ZAVALA, un gran autor, historiador e investigador,al cual me siento muy honrada de conocer y cuyos libros se encuentran en un lugar preferente en mi biblioteca, dedicados de su puño y letra.
 
No hace falta que os hable mucho de él, todos conocéis sus numerosas obras dedicadas a la guerra civil española y a la dinastía de los Borbones escritas por este digno sucesor de Juan Balansó.
 
Si lo traigo a este mi humilde blog, no es por sus excelentes obras históricas sino por sus libros de vertiente religiosa, que con tanto cariño y dedicación han sido escritos por él a raíz de su conversión y que me consta han ayudado a tantas personas en su reencuentro con la fe.
 
 
José María Zavala sostiene en sus manos su libro dedicado a San Pio de Pietrelcina.
Foto: larazon.es
 
 
 
A destacar en primer lugar su precioso libro "PADRE PIO" dedicado a la figura de San Pío de Pietrelcina, el santo de los estigmas. Un recorrido por su vida y milagros, y cuando digo sus milagros me refiero tanto a los que hizo en vida como a los que sigue haciendo cada día. Tal como él dijo: "Daré más guerra muerto que vivo."
 
 
 
 
 
Fruto de una exhaustiva investigación fue su siguiente obra, "LAS APARICIONES DE EL ESCORIAL", dedicado a las apariciones de la Virgen en Prado Nuevo, sucesos extraordinarios que siguen en estudio por parte de la Iglesia.
 
 
 
 
Si bien estas dos obras mencionadas son de muy recomendable lectura por su interés, me permito aconsejar, muy especialmente, la lectura de "ASI SE VENCE AL DEMONIO", que cuenta con la  colaboración del Padre Salvador Hernández. En el mismo se aborda el delicado tema de las posesiones diabólicas, ofreciendo testimonios de exorcistas y poseídos. 
 
 
 
Debo reconocer que este libro me marcó, y que para mí, hay un antes y un después de su lectura. No me canso de recomendarlo aunque sé que la mayoría de personas no se anima a leerlo porque no quieren oír hablar de este tema, les produce temor, sin embargo es necesario conocer todo lo que relata porque hoy en día la sociedad se ve inmersa en cuestiones peligrosas, de las que muchos no son conscientes. A destacar especialmente la parte dedicada a la música satánica. Es mucho mejor conocer la verdad, por muy dura que sea, para aprender a protegernos frente al mal. Es un libro de gran ayuda y  debería ser de obligada lectura. Tuve la fortuna de acudir a la presentación de dicho libro,que contó con la presencia del autor y del Padre Salvador, y tuvo lugar en la Parroquia del Buen Suceso. Podéis asistir a la misma a través de este video.
 
 
 
 
 
 
Otra de mis obras favoritas es "ISABEL INTIMA", dedicada a la que, sin duda ha sido nuestra mejor monarca. Un libro muy especial para mí, porque conjuga el aspecto de la fe y la Historia, mis dos temas favoritos, y porque está dedicado a mi reina favorita de todos los tiempos. Para su elaboración, José María Zavala tuvo el privilegio de acceder  a los documentos de la Positio en su proceso de beatificación. En el libro se ofrece un retrato fiel de la personalidad de la reina, su profunda fe en Dios, sus numerosas virtudes y se aborda el tema de las controvertidas decisiones que se vio obligada a tomar y las razones que la llevaron a ello.
 
 
 
 
El último libro al que quiero referirme se titula "UN JUEGO DE AMOR", en el que José María comparte la autoría con su encantadora esposa Paloma. El libro tiene un inmenso valor, porque ambos han sido muy valientes  al desnudar sus almas y contarnos sus vidas, sus experiencias pasadas, en lo que ha sido un verdadero camino lleno de espinas y dolor, dando gracias a Dios y a la intercesión del Padre Pío en sus caminos de conversión. Una obra indispensable en la sociedad actual que, sin duda, prestará ayuda a muchas personas que se encuentran en situaciones matrimoniales difíciles. Leyendo esta obra descubrirán  la importancia y significado de ese sacramento matrimonial.
 
José María Zavala y su esposa Paloma en la imagen de portada.
 
  
Espero que estas obras, escritas por una auténtica "pluma del Espíritu Santo", os sirvan de ayuda en vuestras vidas. Estoy segura de que su lectura os servirá de provecho.
 

 
 
 

domingo, 1 de noviembre de 2015

EDUARDO VERASTEGUI

Llevo días pensando en lo atrasado que llevo este blog espiritual. Hay tantas cosas que quiero compartir aquí que no sé por dónde comenzar. Pero puedo aseguraros que poco a poco, compartiré e iré dando forma a todo eso que quiero transmitir.
 
 El caso es que, esta mañana, mientras desayunaba antes de asistir a Misa, he tenido ocasión de escuchar la entrevista realizada al cineasta y actor mejicano Eduardo Verástegui en el programa "Ultimas Preguntas", con motivo del reciente estreno de la película "Little Boy" por él producida. Podéis ver la entrevista en este enlace, os aseguro que os encantará.

Eduardo Verástegui es un actor, cantante y productor mejicano que conoció la fama y todo lo que esta conlleva, que en muchos casos, suele ser un camino equivocado e incluso de autodestrucción en muchos sentidos.
 
 
Eduardo Verástegui.
Foto: pinterest.com
 
 
Pero Dios puso en el camino de Eduardo a una mujer, su profesora de inglés, una católica que le habló con sinceridad y le hizo reflexionar sobre el sentido de su vida. Para él constituyó el comienzo de su conversión y la ruptura con su vida personal anterior.
 
Desde entonces, se ha convertido en un ferviente católico, involucrado en muchas actividades de ayuda social y un luchador en favor de la vida. Aunque, en un principio, quiso incluso abandonar su profesión y dedicarse a las misiones, fue un sacerdote el que le convenció para que continuara con su profesión ayudando desde ella a los demás. Es así como Eduardo se comprometió a trabajar únicamente en proyectos que eleven la dignidad humana y constituyan un buen ejemplo para el mundo. Para ello creó su propia productora Metanoia Films y con ella ya ha cosechado éxitos como fue el estreno de su película "Bella", todo un alegato contra el aborto.
 
De entre las varias personas de las que me gustaría escribir en este blog, por el significado que tienen para mí,  y por lo mucho que me han aportado en mi camino personal, la primera de ellas es precisamente Eduardo Verástegui. ¿Por qué? Porque llegó a mí hace siete años, a través de una entrevista, en el mismo programa en el que ha sido entrevistado esta mañana. Fue con motivo del estreno de su película "Bella" y lo cierto es que me impresionó mucho por todo lo que contó, no porque me identificara con él ni con sus experiencias, sino porque, por primera vez en un medio de comunicación, escuchaba hablar a alguien que transmitía todo aquello en lo que yo creo, ofreciendo una visión de la vida que comparto plenamente. No hace falta recalcar que, en medio de esta sociedad tan perdida y confundida, escuchar a este actor mejicano fue como un bálsamo para mi alma. Me hizo sentir menos sola.
 
Es por todo esto, por lo que, con mucho placer quiero compartir aquella entrevista que me hizo conocerlo, esperando que también sirva de ayuda e inspiración a muchas otras personas:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Como estoy segura de que os encantará y desearéis escuchar muchas más de sus entrevistas y declaraciones, os aconsejo que entréis en YouTube, escribáis en el buscador su nombre y podréis disfrutar de muchísimas más en multitud de programas. Entre todas ellas, escojo las siguientes:
 
 
Testimonio de Eduardo en "Nuestra Fe en vivo".
 
 
Testimonio de Eduardo en Colombia.
 
 
 
Ojalá os aporte inspiración y orientación.
 
Sólo Dios y la mediación de la Santísima Virgen pueden ayudarnos, y una de las formas es poniendo en nuestro camino o trayendo a nuestras vidas testimonios como el de Eduardo Verástegui.
 
Me sirvo de una de las frases de Eduardo para concluir esta nota:
 
"Convirtámonos en la mejor versión de nosotros mismos".
 
 
¡¡Hasta pronto!!
 
 

 

miércoles, 7 de octubre de 2015

LOS HERALDOS DEL EVANGELIO

Hoy, día 7 de octubre de 2015, ha sido un día especial e inolvidable para mí, porque he tenido la gran fortuna de asistir a la celebración de la Santa Misa en una de las casas de los Heraldos del Evangelio, concretamente en la sede de la Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima en Madrid.
 
 
Foto: María Luz
 
 
Mi asistencia ha venido motivada por invitación del Rvdo.D. Pedro Paulo, quien cuenta con mi agradecimiento, respeto y alta estima. El Reverendo es todo un ejemplo de profunda religiosidad, afabilidad, bondad y del saber hacer bien todo aquello que emprende. Una misa celebrada por Don Pedro Paulo es algo tan hermoso que uno se siente prácticamente en el mismísimo Cielo. Si además se produce en el día de Nuestra Señora la Virgen del Rosario, la ocasión es doblemente especial. Al comienzo de la Misa, el Reverendo tuvo unas palabras de recuerdo a un hecho histórico de gran relevancia que conmemoramos en este día: el 444 aniversario de la victoria de la Santa Liga en la Batalla de Lepanto, victoria alcanzada por intercesión de la Santísima Virgen, a la que las tropas cristianas tenían tan presente en todo momento, y cuya intercesión era así mismo solicitada por el Papa Pío V. Emociona tener presente la Historia, mucho más cuando se trata de un hecho de tan importantes consecuencias para nuestro continente. Concluida la Misa, los presentes hemos rezado las Tres Avemarías y la Salve dedicadas a la Santísima Virgen, y finalmente, la oración a San Miguel Arcángel, tal como ordenó expresamente el Papa León XIII.
 
Quienes leen este humilde blog saben que ya hablé con anterioridad de los Heraldos del Evangelio, concretamente por mi asistencia a la celebración de los primeros sábados de mes en la madrileña Colegiata de San Isidro.
 
Los Heraldos del Evangelio son una Asociación Internacional de Fieles de Derecho Pontificio, la primera a ser erigida por la Santa Sede en el tercer milenio, acontecimiento que se realizó por ocasión de la fiesta litúrgica de la Cátedra de San Pedro el 22 de febrero de 2001.
 
Mayoritariamente integrada por jóvenes, la Asociación actualmente se haya presente en 78 países. Sus miembros de vida consagrada practican el celibato y se dedican íntegramente al apostolado, viviendo en casas destinadas específicamente para hombres o para mujeres que alternan vida de recogimiento, estudio y oración, con actividades de evangelización en las diócesis y parroquias haciendo especial énfasis en la formación de la juventud.
 
Aunque no profesan votos y se mantienen en estado de laicos - con la excepción de algunos que abrazan las vías del sacerdocio - los Heraldos del Evangelio procuran practicar en toda su fascinante pureza, los consejos evangélicos. Viven normalmente en comunidades masculinas o femeninas en un ambiente de caridad fraterna y disciplina. En sus casas se fomenta la vida de oración y estudio, de acuerdo con la sabia orientación que diera el Papa Juan Pablo II:
 
“La formación de los fieles laicos tiene como objetivo fundamental el descubrimiento cada vez más claro de la propia vocación y la disponibilidad cada vez mayor para vivirla en el cumplimiento d ella propia misión” (CHRISTIFIDELIS LAICI,58).
 
Otra categoría de miembros son los Cooperadores o Terciarios, los que “aunque se sientan identificados con el espíritu de la Asociación, no pueden comprometerse plenamente con los objetivos de ella por sus compromisos sacerdotales, o el hecho de pertenecer a un instituto de vida consagrada o sociedad de vida apostólica, o por sus deberes matrimoniales o profesionales”.
 
Laicos, casados o solteros que viven totalmente en el mundo, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, laicos de vida consagrada o miembros de otras de otras asociaciones o movimientos apostólicos, los Cooperadores de los Heraldos del Evangelio, además de observar los deberes y preceptos propios a su estado, se esfuerzan por vivir en conformidad con el carisma y la espiritualidad de la Asociación, dedicando a ella su tiempo libre y comprometiéndose a cumplir ciertas obligaciones.
 
Los Heraldos tienen su espiritualidad cimentada en tres puntos esenciales: la Eucaristía, la Santísima Virgen y el Papa.
 
Buscan la perfección tanto en sus vidas diarias como en todas sus celebraciones. Una misa celebrada por los Heraldos es un canto a la belleza y a la espiritualidad, algo que se agradece especialmente en estos tiempos que corren. Su organización, su cuidado por las formas, su maravilloso coro, hacen que nuestro espíritu se eleve de una manera muy especial. Y precisamente esa belleza que persiguen en todo lo que emprenden es también un mandato del Santo Padre:
 
"El mundo en que vivimos tiene necesidad de belleza para no caer en el desespero. La belleza como la verdad, es la que trae alegría al corazón de los hombres, y es este fruto precioso el que resiste el paso del tiempo, que une a las generaciones y hace comulgar en la admiración".
 
Fue el Papa Benedicto XVI quien, en su libro "Luz del Mundo" reconocía la importancia de los Heraldos del Evangelio con estas palabras:
 
"Si se mira superficialmente, podría pensarse que el Cristianismo se ha agotado, pero si se mira más a fondo, se ve que, en este momento, el Cristianismo está desplegando al mismo tiempo una creatividad totalmente nueva. Hay una eclosión católica, un dinamismo de nuevos movimientos, por ejemplo, los Heraldos del Evangelio, jóvenes llenos de entusiasmo que han reconocido a Cristo como el Hijo de Dios y lo llevan al mundo."
 
Démos gracias a Dios y a la Santísima Virgen por poder contar con los Heraldos y su importante labor de evangelización. Y démos gracias por las personas que, como ellos, hacen todo lo que está en su mano para aportar belleza a este mundo. Como decía Dostoyevski, "la belleza salvará el mundo"...Y cuando tenemos la inmensa fortuna de disfrutar de la belleza, nos sentimos más cerca de Dios.
 
  
 
 
FUENTES:
es.arautos.org
"Luz del Mundo" - Conversación de Benedicto XVI con Peter Seewald.
 
 

viernes, 28 de agosto de 2015

PERDONAR A NUESTROS ENEMIGOS



Hace tiempo, leí un artículo muy interesante sobre el perdón, publicado en la Revista Tierra Santa (Mayo-Junio 2012), cuyo autor es ARIEL ALVAREZ VALDES, del cual, reproduzco a continuación un resumen que considero muy interesante:

Promediaba ya la vida pública de Jesús cuando una tarde, mientras les enseñaba a sus discípulos en Cafarnaún, Pedro le preguntó: "Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?" (Mt 18,21) Jesús le respondió de un modo inesperado y sorprendente: "No te digo que perdones hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete." (Mt 18,22).
"Cristo y la mujer adúltera" - Rembrandt
 
Lo que Jesús quiso decir con esta frase simbólica es que debemos perdonar SIEMPRE, sin poner límites. Que el perdón no debe ser una excepción, o un favor que le hacemos a alguien, sino una actitud o disposición habitual de nuestra vida.

Varias veces enseñó Jesús a sus discípulos que debían perdonar. Y para que no olvidaran esta obligación la dejó inmortalizada en el Padrenuestro, cuando enseñó a pedirle a Dios: "Perdónanos nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden." (Lc 11,4) "Porque si ustedes perdonan a los hombres sus ofensas, también el Padre celestial los perdonará a ustedes; pero si no perdonan a los hombres, tampoco el Padre perdonará las ofensas de ustedes." (Mt 6, 14-15).

Sin embargo, y a pesar del énfasis que Jesús puso en este mandato, pocas cosas hay que le cueste tanto a los cristianos como perdonar. Y eso se debe a que tienen una idea equivocada sobre el perdón.

PRIMER ERROR: Consiste en creer que cuando uno perdona le hace un favor a su enemigo. En realidad cuando uno perdona se hace un favor a sí mismo. La experiencia nos enseña que cuando tenemos un resentimiento hacia otra persona, somos nosotros los únicos perjudicados, los únicos que sufrimos, y ello nos causa daño, pasando noches sin dormir, envenenando nuestra mente, mientras tanto nuestro enemigo está en paz y no se entera de nada. Es indudable que nuestro enemigo estaría feliz si se enterara del daño que su recuerdo provoca en nosotros. El que perdona gana, no pierde.
 
SEGUNDO ERROR: Consiste en creer que perdonar significa justificar. Que perdonar es una forma de comprender la actitud del otro, de decir "aquí no ha pasado nada". No es así, a veces es mucho y muy serio lo que ha pasado. Pero si a pesar de ello uno perdona, no es porque cierre los ojos ante lo sucedido. Cuando a Jesús le presentaron a la mujer adúltera, Jesús la perdonó. Pero no justificó su mala conducta. Al contrario. La despidió aconsejándole: "Vete, y de ahora en adelante no pequés más." (Jn 8, 3-11).  Cuando uno perdona, reconoce que el otro ha obrado mal, pero aun así, decide perdonarlo para preservar su propio bienestar interior. Perdonar no es disculpar. No es liberar de culpa al otro, sino que es asumir una higiénica actitud de vida.

TERCER ERROR: Consiste en creer que perdonar implicar olvidar. No es así. Jesús nunca pidió a los cristianos que olvidaran las ofensas recibidas. Y ello por una razón muy simple: el olvidar o no algo depende de la memoria que uno tenga. Y la memoria es una facultad que no depende de nuestra voluntad. La experiencia nos demuestra que a veces uno quisiera recordar algo y no puede; y otras veces desearía olvidar ciertas cosas y no lo logra. Por tanto, si alguien tiene buena memoria, recordará siempre las cosas que le sucedieron, especialmente si fueron desagradables, pues el recuerdo de un hecho depende de su carga afectiva; y los hechos desagradables tienen una gran carga de emotividad, por lo que se fijan más en el recuerdo. Por tanto, no podemos imponer el olvido a la voluntad. El hecho de que perdonemos, no significa que olvidemos...A veces incluso conviene no olvidar, para evitar volver a ser herido. Porque quien perdona y olvida, olvida lo que perdona.

CUARTO ERROR: Consiste en creer que perdonar significa volver forzosamente las cosas a como estaban antes del enojo. Que si uno perdonó a un amigo, debe devolverle la amistad; que si alguien perdonó a un empleado infiel, debe devolverle la confianza; que si uno perdonó a alguien con quien convivía, debe aceptarlo nuevamente con él. Eso no es necesariamente así. No siempre se puede devolver la confianza a quien nos defraudó, aun cuando se lo perdone. Más aún: a veces resulta una imprudencia restituir la confianza a quien nos ha engañado una vez. No obstante, lo puedo perdonar. El perdón no implica reponer sentimientos ni afectos; eso nunca lo ordenó Jesús. Tampoco el perdón impide que yo reclame la reparación de la injusticia cometida o el digno castigo que merece, siempre que yo no busque en ello la venganza personal, sino la justicia.

QUINTO Y ULTIMO ERROR: Consiste en creer que, para perdonar a alguien, tengo que esperar a que él se arrepienta y me pida perdón. Si así fuera, nuestra posibilidad de perdonar estaría condicionada por nuestro enemigo. Se perdona y basta. Debe aclararse en este punto que el perdón que da Dios y el perdón que dan los hombres son diferentes. Cuando Dios perdona, no lo hace para sanarse El sino para sanarnos a nosotros del pecado, por eso hace falta que estemos arrepentidos y pidamos perdón. Pero cuando el hombre perdona, lo hace para sanarse a sí mismo y librarse de las secuelas que le dejó la violencia vivida. Y para ello no hace falta que el otro se arrepienta. Basta con que uno quiera perdonar.

Perdonar es una decisión, y es una decisión personal.

¿Y cómo puede uno saber que ya ha perdonado? Cuando no se desea el mal al otro, cuando se ha renunciado a la venganza, y cuando uno es capaz de ayudar a su ofensor si lo ve pasar necesidad.

Perdonar es soltar una brasa encendida, que asimos en un momento de nuestra vida, y que nos lacera y nos quita las ganas de vivir. En cambio, la falta de perdón es capaz de enfermarnos y volvernos malos. Por eso, es muy acertado el consejo de San Agustín. "Si un hombre malo te ofende, perdónalo, para que no haya dos hombres malos."

 

domingo, 23 de agosto de 2015

EL PAPA BENEDICTO XVI: LA MUSICA SACRA

El papa emérito Benedicto XVI recibió el pasado día 4 de julio en Castel Gandolfo, un doctorado Honoris Causa de la Universidad Pontificia Juan Pablo II y de la Academia de Música de Cracovia.
 
 
El Papa Benedicto XVI practicando una de sus grandes pasiones: tocar el piano.
Foto: Google
 
 
El senado de la Academia de Música de Cracovia explicó su decisión indicando que el Pontífice emérito es un modelo de comportamiento moral y civil, acompañado de dimensiones religiosas y humanísticas profundas. En particular, subrayó el amor y la atención de Joseph Ratzinger por la música sacra y por su papel en la Liturgia.

Benedicto XVI en el mensaje agradecimiento indicó su alegría porque con esta distinción, "se vuelve aún más profundo mi relación con Polonia y Cracovia, la patria de nuestro gran santo Juan Pablo II". Y esto "porque sin él mi camino espiritual y teológico no es ni siquiera imaginable". Añadió que "con su ejemplo vivo nos ha mostrado como es posible" armonizar la gran música sacra con la participación común en la liturgia.

Así recordó cuando en su infancia asistía a las misas acompañadas por el coro y la orquesta, "como parte integrante de nuestra experiencia en la fe en la celebración de la liturgia". Y que cuando "resonaban las primeras notas de Mozart en la misa de la coronación, "el cielo casi se abría y experimentaba profundamente la presencia del Señor".
Indicó también que en la Constitución sobre la liturgia del Concilio Vaticano II se dejó por escrito "claramente" el deber de "conservar e incrementar con gran atención el patrimonio de la música sacra".

Y de las diversas problemáticas se plantearon, entre ellas si las misas para las grandes obras corales, deberían o no ser interpretadas en salas de concierto y o en la liturgia, donde habría espacio solamente para el canto y la oración de los fieles.

¿Pero entonces, cómo evitar así el empobrecimiento cultural de la Iglesia? Por ello Benedicto XVI plantea ¿qué es la música?, ¿de dónde viene y a qué lleva?

El primer dato, indica el papa emérito, es la experiencia del amor, que empuja al hombre a otra dimensión del ser, a expresarse de una manera nueva.

Un segundo origen de la música es la experiencia de la tristeza, al ser tocados por la muerte, el dolor, y los abismos de la existencia. Dimensiones que no pueden encontrar respuesta solamente en los discursos.

Y el tercer lugar del origen de la música es el encuentro con lo divino, que desde el inicio es parte de lo que define al ser humano.

En ningún otro ámbito cultural --asevera Benedicto XVI-- la música tiene la grandeza que en el ámbito de la fe. Con autores, "de Palestrina a Bach, a Hendel, hasta Mozart, Beethoven y Bruckner", se ve que "la música occidental es algo único, que no tiene igual en otras culturas. Esto nos debe hacer pensar".

Y si bien reconoce que "la música occidental supera ampliamente el ámbito religioso y eclesial", ésta tiene "su manantial más profundo en la liturgia, en el encuentro con Dios".

"La respuesta grande y pura de la música occidental se ha desarrollado en el encuentro con aquel Dios, que en la liturgia se vuelve presente hacia nosotros en Jesucristo. Esta música es para mi una demostración de la verdad del cristianismo". Porque "donde se desarrolla una respuesta así, se dio el encuentro con la verdad, con el verdadero creador del mundo."

El papa emérito concluye que por esto "la gran música sacra es una realidad de rango teológico y de significado permanente para la fe de toda la cristiandad".

Y al mismo tiempo es claro "que esta no puede desaparecer de la liturgia y que su presencia puede ser una manera muy especial de participación a la celebración sagrada, al misterio de la fe".

El papa emérito Ratzinger concluye indicando que si bien no conocemos el futuro de nuestra cultura y de la música sacra, hay una cosa clara: "donde se realiza en encuentro con el Dios viviente que en Cristo viene hacia nosotros, allí nace y crece nuevamente también la respuesta, cuya belleza proviene de la misma verdad".
 
 
FUENTE:  zenit.org

sábado, 1 de agosto de 2015

LOURDES 2015

He regresado a Lourdes, hace unos días, y ya tengo ganas de volver.
 
Aunque en esta ocasión, el viaje no fue como la seda, no importa, Lourdes te resarce de todo.
 
En cuanto puse el pie allí por tercera vez, supe una vez más, que había regresado a casa.
 
La Gruta de Massabielle.
Foto: María Luz
 
 
Foto: María Luz
 
 
Tiempo para rezar, tiempo para pensar, tiempo para callejear, tiempo para sumergirse en el ambiente cosmopolita de esta ciudad habitada durante días por personas llegadas de todo el mundo, tiempo para encontrar ángeles que hacen que todo sea más fácil...Tiempo para vivir celebraciones repetidas como si fueran la primera vez que una las presencia.
 
Tiempo para visitar nuevos museos, en esta ocasión el museo de Santa Bernadette, junto al recinto del santuario. Constituye un recorrido a través de la vida de la santa y del Lourdes de la época de las apariciones.

Imagen de Santa Bernadette en el exterior del museo.
Foto: María Luz
 
Museo de Santa Bernadette.
Foto: María Luz
 

Imagen piadosa realizada con flores de la Gruta.
Museo de Santa Bernadette.

Esta es la fuente original de la Gruta.
Museo de Santa Bernadette.

Cartas de Bernadette.
Museo de Santa Bernadette.


Un agradecimiento a la Santísima Virgen.
Museo de Santa Bernadette.
Fotos: María Luz
 
 Y el Museo de Cera, donde podemos disfrutar de la visión de los momentos más importantes en la vida de Bernadette Soubirous, así como de las escenas de la vida de Jesús, todo ello acompañado de luz y sonido.
 
Bernadette junto al Abad Peyramale, párroco de Lourdes.
Museo de Cera.
Foto: María Luz
 
La entrada de Jesús en Jerusalén - Museo de Cera.
Foto: María Luz
 
 
La última cena - Museo de Cera
Foto: María Luz
 
 
Vista de Lourdes desde lo alto del Museo de Cera.
Foto: María Luz
 
 
Y si quiero destacar un momento de esta tercera estancia, no hay duda, mi asistencia por tercera vez a la procesión de las velas, pero esta vez desde el mirador de la basílica superior. Toda una bellísima experiencia en la que se aprecia como la noche va cayendo, como la explanada se llena de gente portando sus velas y como todos rezamos el Santo Rosario participando de una celebración emocionante, en la que se alternan el rezo y los bellísimos cantos de Lourdes. ¡Qué pena que las fotos no tengan sonido!
 
 
 

 
Fotos: María Luz
 
 
Lourdes es un trocito de Cielo en la Tierra. Trataremos de hacer todos los méritos posibles, para ser buenos cristianos, pero también para ser bendecidos con la dicha de regresar pronto a Lourdes.
 
Vista del Santuario a través de los árboles.
Foto: María Luz
 
 
¡HASTA PRONTO LOURDES!
 

 
 

martes, 2 de junio de 2015

MI SEGUNDO VIAJE A LOURDES, AGOSTO 2014

En Agosto del año pasado, tuve la inmensa fortuna de regresar a mi adorada Lourdes. Y fue hermoso volver con motivo de la festividad de la Asunción de la Virgen el 15 de Agosto. Yo iba con muchas ideas en mi cabeza, había muchas cosas que quería ver, y lo que llevaba en mente se cumplió en su integridad, todo fue como la seda. Al principio hacía bastante frío, pero el fin de semana estuvo más templado. No nos llovió nada a pesar de los nubarrones del primer día. Caminamos como si hubiésemos hecho el Tour de France pero sin bicicleta, aprovechando el tiempo todo lo que hemos podido.


Foto: María Luz
 
 
Tuvimos ocasión de pasar dos veces por la Gruta, presenciamos la Adoración al Santísimo en la Gruta durante la primera noche, en una ceremonia italiana muy bonita. También acudimos a una misa italiana organizada por una peregrinación en el interior de la Iglesia de Santa Bernadette. No nos perdimos la procesión de las antorchas. No hace falta que diga que Lourdes estaba repleta de peregrinos de todo el mundo, lleno total en los hoteles, el nuestro fue el mismo de la vez anterior, fue como volver a casa, se acordaban de nosotras, todos son tan gentiles, la amabilidad en persona, no tengo palabras para describir todo lo que se vive en Lourdes. Me han pasado cosas muy bonitas allí, hasta me he ganado una nueva amiga. Nuestro hotel estaba tomado por los italianos. Y en el recinto del Santuario, destacaba especialmente la presencia de los indios y de los guineanos.
 
La mañana del día 15, después de pasar la Gruta, fuimos directas a las piscinas..... ¡¡¡¡¡y entramos directamente sin ninguna espera!!!!!! Yo iba mentalizada para hacer una espera de varias horas, pero mi sorpresa fue que al llegar había sólo  unas cuantas personas que ya habían salido, y cuando me acerqué a la entrada, una amable voluntaria nos indicó que ya podíamos entrar. Durante la preparación, la voluntaria que me tocó en suerte estuvo charlando conmigo de forma muy gentil. Una vez preparadas para nuestra inmersión, las voluntarias entonaban cantos a la Virgen con sus hermosas voces. ¡¡Era como estar en la antesala del cielo!! Es imposible no emocionarse en esos momentos. Una vez dentro, otras voluntarias me indicaron en cada momento lo que tenía que hacer, me acompañaron en mi rezo y me sumergieron en ese agua bendita tan fresca que parece devolverle a uno la vida. Una vez vestida de nuevo, me despedí de todas ellas lanzándoles un beso y agradeciéndoles su atención.  Ha sido una experiencia muy honda, muy emotiva, las voluntarias son todas unos ángeles.

Interior de las piscinas de Lourdes.
Foto: lourdes-france.org
 
 
Gracias a que esa mañana todo se nos dio tan bien, la tarde la dedicamos a visitar el Moulin Boly (casa natal de Santa Bernadette), la Maison Paternelle (Moulin Lacadé) y el Cachot....Me gustó mucho todo, especialmente ver el Moulin Boly y el Moulin Lacadé, éste último es propiedad de la familia Soubirous, quien nos recibió en éste era una pariente de Bernadette, y conservan todos sus recuerdos, entre ellos el vestido de bautizo de la Santa, que siguen usando los nuevos miembros de la familia que son bautizados tras su nacimiento. Es muy emotivo ver las fotos de los niños de la familia con su vestido de bautizo.

Fotos: María Luz

Vestido de bautizo de Bernadette Soubirous.
Foto: María Luz
 
Recuerdos de Santa Bernadette.
 
 
La cama donde falleció la madre de Bernadette.
 
El abad Peyramale, párroco de Lourdes en 1858.
 
 
 

Fotos: María Luz


Moulin Boly.
Fotos: María Luz
 
Retratos de Bernadette y sus padres.

Oración por la familia.
 
 
Entrada a Le Cachot.
Fotos: María Luz
 
Objetos personales de Santa Bernadette.
Foto: María Luz
 
 
También nos dio tiempo a visitar el Castillo-fortaleza, que es fantástico. El museo pirenaico en su interior es muy interesante y su jardín botánico es bonito y muy coqueto. La capilla del Castillo es barroca, una preciosidad. Desde el Castillo se contempla toda la vista de Lourdes.


Château-Fort.
Foto: Lourdes-photo/Facebook


Entrada al Château-Fort
Foto: María Luz
 
 

Museo Pirenaico en el interior del Château-Fort.
Foto: María Luz
 


En el museo se aprecia todo lo relacionado con la vida y las tradiciones pirenaicas, la forma en que estaban amuebladas las casas y su modo de vida.

Cerámicas típicas.
 
Entrada a la capilla del Castillo.

Capilla del Château-Fort.
Foto: María Luz
 
En el jardín del castillo se pueden visitar las maquetas de las construcciones típicas pirenaicas tanto de la zona francesa como española.
 
Una típica construcción vasca.
 

La iglesia parroquial del Sacré Coeur vista desde el Château-Fort.
Fotos: María Luz
 


Altar a la Virgen de Lourdes.

Homenaje de la parroquia a los muertos en la Primera Guerra Mundial.

Capilla de Santa Bernadette.

La pila bautismal donde fue bautizada Bernadette Soubirous.
 
 
Tras visitar la iglesia parroquial del Sagrado Corazón, caminando volvimos al santuario y nos encontramos con la maravillosa celebración religiosa de la Peregrinación Nacional de Francia y con la procesión del Santísimo y todas las representaciones de las regiones francesas. Fue maravilloso. Volvimos al hotel exhaustas, gracias a la comida tan deliciosa que nos ofrecieron cada día, estuvimos bien alimentadas y pudimos hacer frente a las muchas actividades que ofrece Lourdes.


 


Regiones francesas representadas en la peregrinación nacional francesa.
Fotos: María Luz
 
Al día siguiente, visita a dos museos que son lindísimos:
 
-El Museo de Lourdes: es una recreación a tamaño natural del Lourdes de la época de las apariciones, es un viaje al pasado muy bien recreado y al final se contempla la escena de la aparición de la Virgen con una interpretación del Ave María. Todo el museo en sí fue hecho en estuco por un descendiente de Antoine Nicolau, que fue el que primero que creyó en el testimonio de Bernadette.

Retrato de Antoine Nicolau en el interior del Museo de Lourdes.
Foto: María Luz
 
 
Museo de Lourdes. Foto: María Luz
 
Reproducción de la famosísima Chocolatería Palhaisson tal como era en aquella época.
Museo de Lourdes.   Foto: María Luz
 
 
-El Petit Lourdes: una reproducción del Lourdes de la época de las apariciones en un pequeño parque al pie de la montaña, con maquetas de las casas y lugares emblemáticos relacionados con la vida de Bernadette, todo ello acompañado de las correspondientes explicaciones.

Petit Lourdes.  Foto: María Luz
 
Petit Lourdes.   Foto: María Luz
 
La gruta de Masabielle representada en el Petit Lourdes.

El abad Peyramale en su casa - Petit Lourdes.



Una maqueta del Santuario de Lourdes en el Petit Lourdes.

La Gruta - Petit Lourdes

Una imagen de Nuestra Señora con multitud de Rosarios dejados por los visitantes del Petit Lourdes.
Fotos: María Luz
 
 
 -El cementerio de l'Egalité, donde se encuentra la tumba de la familia Soubirous (padres y parientes de Santa Bernadette).

Vista del cementerio L'égalité.
Foto: María Luz


La tumba de los padres de Santa Bernadette.
Foto: María Luz
 
 
Conclusión: Lourdes es un pedacito de cielo en la Tierra, hay algo especial allí, no se puede describir con palabras. Es como si alguien te cuidara, te hiciera todo fácil, la gente es amable, encantadora, todo son facilidades, la comida estupenda, la gente contenta y siempre con una sonrisa.....¡Qué duro es volver a la realidad! Siempre he sido creyente, pero después de estar en Lourdes sé con seguridad que Dios y la Virgen existen y están presentes.